martes, 5 de marzo de 2013

Emoción vs. Estado Anímico

 Emoción vs. Estado Anímico

Y por ahí leyendo y leyendo, comprendí que una de las claves para entender y, a la vez, desarrollar lo que algunos psicólogos llaman "inteligencia emocional" es, justamente, distinguir entre una emoción y un estado anímico. 

Las emociones son las respuestas psico-fisiológicas eventuales frente a un estímulo (generalmente externo), con las que el cuerpo puede reaccionar entorno al ambiente. Estas provocan reacciones tanto a nivel orgánico: como cambios faciales (ej. una sonrisa), liberaciones hormonales (ej. endorfina), movimientos involuntarios (ej. dilatación de pupilas), entre otras, como a nivel psicológico: cambio en la atención (ej. atención en el estímulo que ocasiona la emoción), pensamientos (ej. planificación de una estrategia en el caso de sentir miedo) y conductas (ante la alegría la conducta puede ser más relajada). De esto, lo fundamental es entender que las emociones son de corta duración y existen 6 tipos básicos: Alegría, Miedo, Ira, Sorpresa, Desprecio y Tristeza.
De esto último, es también necesario hacer la diferencia respecto a los sentimientos, pues éstos son provocados por las emociones pero son productos de la cognición o el pensamiento, por ejemplo, sentir nostalgia es un sentimiento que combina la alegría y la tristeza, elaborando una construcción imaginaria de alegría respecto al estímulo que me causó la alegría y canalizado a través de una tristeza debido a la privación del mismo estímulo.  

Por el contrario, los estados anímicos presentan a ser de mayor duración y muchos señalan actualmente que son trascendentes al ambientes, o sea, que no dependen ni serían eventualmente una reacción al ambiente, sino que una adecuación a éste. Estos afectar transversalmente el pensamiento, la conducta e, incluso, el sistema orgánico del individuo, siendo, generalmente, el estado anímico no percibido conscientemente por el individuo (o es más difícil de lograrlo). Estos estados son medidos por nivel de actividad y "energía" que tiene la persona, los cuáles van de estados anímicos de poca energía (como en cansancio moral o depresión) hasta estados anímicos de alta energía (como manía o euforia), todos con sus respectivas consecuencias.

Por tanto, ambas cosas son distintas y están presentes simultaneamente, tal como lo podría representar la imagen, donde las líneas moradas representan emociones que duran poco, mientras que la línea azul o roja es una constante que está siempre representando el estado anímico. 

Por esto, antes de evaluar lo que siente intente identificar si es algo momentáneo (emoción) o constante (Estado de ánimo) y así poder tener claridad de lo que va sintiendo por la vida, pues gran parte de los sufrimiento pueden nacer de una confusión de estas dos variables. 

*texto producido por el staff de fromditantearth.blogspot.com, todos los derechos reservados. 

No hay comentarios: