domingo, 13 de enero de 2013

Ateos y la decadencia

Ateos y la decadencia

Ateo es el nombre que recibe la persona que profesa el ateísmo, donde adscribe la no-creencia en entidades divinas. Existen un sin fin de expresiones o ideas que "definen" al ateísmo, tales como: la no creencia en dios, la negación de dios, la creencia en la humanidad, etc., etc., por lo que definirlo de una manera absoluta sería difícil y problemático para todos quienes profesan el ateísmo y para todos aquellos que creen ser ateos.

Por lo tanto esta entrada nació por el pensamiento y crítica a esos ateos de moda que han utilizado esta ideología como herramienta de liberación más que como filosofía de vida. Por ello, que esta entrada está sujeta a la subjetiva propia del autor la cual puede estar o no en acuerdo con otras.

Por más de 15 años me he considerado ateo y sólo en los primeros parecí un rebelde que utilizaba el ateísmo como esa herramienta liberadora contra las presunciones político-morales-sociales-religiosas que imperaban (imperan) en el mundo donde me formé. Al cabo de un par de año me di cuenta que no podía definirme en base a lo que no quería ser o pertenecer (como en este caso en tema religioso) por lo que comencé a trabajar en el siguiente pensamiento: "Si no soy religioso, entonces soy ateo por defecto (o quizás agnóstico, pero para qué entrar en detalles) pero, entonces, qué ingenuo profesar algo que se define en base a lo que no quiero vivir/aceptar/participar (y aquí se aplica a muchas áreas de la vida!) en vez de vivir calmo y tranquilo con una filosofía de vida propia e independiente a lo que se le conoce como "el opuesto" (en este caso, ser religioso)".

Desde entonces el ateísmo se ha convertido, en pocas palabras, en un amor a la humanidad, al ser humano y sus potenciales que mientras viaja en el tiempo, lograr elevarse más y más por sobre las especies, dejando una historia llena de grandes maravillas: música, pensamientos, artes, sociedad, cultura, tecnología, etc. Vivir el libre albedrío que, como diría Sartre, te hace hacerte responsable de tu vida y ser dueño de ella, pues eres el único que la puede vivir y no habrá algo (y si lo hay no lo sabremos y no podemos vivir de ilusiones) que la viva por ti. Es un 'amor fati' como diría Nietzsche. 

Y propósito de este último autor, es ahí donde nace el concepto nietzscheniano de la decadencia, en que los individuos se someten a una ideología moral que los desempodera de sí mismo, haciéndoles caer en el juego de definirse por "no ser lo otro", pues es fácil crítica, juzgar y burlarse de lo que no soy, pero, lo importante siempre será ¿qué es lo que soy? 

Por tanto, alejaos de esa tendencia adolescente y construya un fundamentado e independiente camino....

*Texto producido por el staff de fromdistantearth.blogspot.com, todos los derechos reservados. 


No hay comentarios: